Trucos sencillos para redecorar tu cocina


El hecho de pensar en hacer obras en tu cocina, provoca que te recorra un enorme escalofrío por el cuerpo. El polvo, la suciedad, desconocidos en casa, el frigorífico en medio del salón, son factores por los que, ahora mismo, no estas dispuesto a pasar. Pero ¿quién ha dicho que esto sea necesario? Te ofrecemos ideas fáciles y mucho más económicas para dar un giro a tu cocina y que se convierta en una de tus habitaciones favoritas.

En lo que respecta a tus muebles, si estos simplemente están desgastados o han pasado de moda, puedes darle un nuevo aire utilizando un esmalte para las puertas. Puedes decantarte por un esmalte al agua, que resiste mejor la exposición al calor y a las grasas; o sintético, que aporta más brillo y soporta mejor los golpes en su superficie. Te recomendamos que consultes con el asesor de la tienda cuando vayas a comprarlo, para que guíe tu elección.

Renueva los tiradores de tus muebles. Tienes múltiples opciones: vintage, acero, étnico, de cristal. Lo único que tienes que tener en cuenta es que sean acordes con el resto de los elementos de tu cocina. Si tus electrodomésticos son de acero, utiliza este elemento para los tiradores. Si tienes cajas vintage para la pasta o las galletas en tu encimera, selecciona este estilo.

Haz uso de los vinilos. Este elemento lo podemos utilizar para casi todo. En lugar de cambiar tus azulejos, puedes recurrir a vinilos que los imitan. Hay múltiples opciones que seguro que casan con el aire que quieres dar a tu cocina. También puedes ponerlos en las baldosas, dado que hay unos específicos que te permiten mantener el nivel de limpieza que esta habitación necesita, pero sin que pierdan su calidad.

Pon objetos decorativos. Aquí tiene mil opciones. Para decorar las paredes, opta por vinilos divertidos con motivos relacionados con la cocina; o pon un vinilo de pizarra en una de las paredes para dejar mensajes o apuntar la lista de la compra. Puedes crear un espacio para cultivar flores aromáticas como la menta, el orégano o el perejil. Cuelga utensilios de cocina o platos en las paredes, para dar un toque vintage.