Kintsugi o la posibilidad de darle una segunda oportunidad a tus cosas


¿No te ha ocurrido alguna vez que, yendo despistado por casa, has roto accidentalmente esa taza en la que tomas el café a diario y a la que tenías tanto cariño? ¿O aquel plato ideal que compraste en tu último viaje? Seguramente esos objetos, terminaron siendo pasto de tu basura y llevándose con ellos todos esos recuerdos que tenían asociados. Aunque esto no tendría por qué ser así, el escaso valor material de dichos objetos, favorece que terminemos desprendiéndonos de ellos. Pero ¿y si pudiéramos devolverles su vida útil? Aquí te descubrimos una posibilidad elegante de conservarlos.

El Kintsugi es un arte iniciado por el shōgun, Ashikaga Yoshimasa que, tras mandar a reparar su taza de té favorita, su arreglo se basó únicamente en unir los trozos con grapas. El espanto que esto le generó, le condujo a no cejar en su empeño de poder recuperarla. Para conseguirlo, utilizó resina de oro para pegar los trozos de la maltrecha cerámica. Esto no solo le permitió continuar utilizándola si no, además, la dotó de una belleza anteriormente inexistente. Las cicatrices de oro le aportaban un nuevo valor, al tiempo que contaban una historia y la dotaban de una mayor fuerza.

Este arte te va a permitir conservar tus pertenencias, revalorizándolas. Para conseguirlo puedes utilizar barniz de resina mezclado con oro, bronce o plata en polvo. Tras pegar los trozos, debes limar las superficies hasta que queden planas, consiguiendo una hermosa veta de metal.

Otra opción, más factible y económica, es utilizar una mezcla de cola con pintura dorada o plateada. Ya depende del color de la pieza a arreglar y del efecto que desees conseguir. Con esa mezcla pegamos las piezas de nuestro objeto. Cuando lo tengas todo pegado, vuelve a tomar la pintura que hayas seleccionado y repasa con un pincel las juntas. Debes dejarlo secar bastante tiempo para lograr que se produzca un endurecimiento del material y adquiera una adecuada sujeción. Tras esto, ¡ya lo has recuperado! Puedes utilizar esta técnica con platos de cerámica y adornar tu salón con ellos. Conseguirás una decoración única y exclusiva.